Chapeau es el restaurante de la Escuela de Hostelería de Valderrobres y que cada jueves abre sus puertas para que todo aquel que esté interesado pueda degustar de una de las mejores cocinas del Matarraña, donde la tradición y la innovación van de la mano. En la escuela de hostelería de Valderrobres se están formando los Chef del futuro, aquellos que sin duda en unos años estarán al frente de las mejores cocinas de nuestro pais.

En su intención de darse a conocer al público en general, así como mostrar de lo que son capaces, estudian cada dia para desarrollar recetas nuevas y originales que hagan de lo tradicional una innovación y nosotros tenemos el honor de ser un portal de difusión de su trabajo, y por que no, de las manos y las mentes que están detrás de cada plato.

En las Recetas de la escuela de hostelería destacan productos de calidad y de proximidad, lo que sin duda ofrece un valor añadido a tener en cuenta y que sin duda llegará a tus sentidos al degustar las delicias que ofrece su cocina, a la que sin miedo nos atrevemos designar como Cocina Gourmet.

En esta ocación, la receta elaborada, Solomillo Wellington con pate de cecina "Croquellanas" y crujiente de queso de Albarracín, viene de la mano de un estudiante de segundo llamado Victor, y que a buen seguro hará disfrutar a los paladares más exigentes.

 

SOLOMILLO WELLINGTON CON PATÉ DE CECINA "CROQUELLANAS" Y CRUJIENTE DE QUESO DE ALBARRACÍN

Ingredientes:

Paté de cecina Croquellanas: 100g

Queso Sierra de Albarracín: 100g

1 placa de hojaldre fresco

1 solomillo de cerdo

2 chalotas

1 diente de ajo

500g de champiñones

harina, huevo y pan rallado c\s

 

 

 

 

 


  

                              

 

Elaboración

Marcamos el solomillo.

Cortamos 4 champiñones por la mitad, se saltean y los reservamos.

Hacemos una duxelle; picamos muy fino el ajo, las chalotas y los champiñones y se pocha.

Mezclamos la duxelle con el paté de cecina.

Estiramos la placa de hojaldre, colocando la mezcla y encima el solomillo. Lo cerramos como si fuera un paquete.

Precalentamos el horno.

Batimos un huevo y pintamos la superficie del hojaldre.

Horneamos durante 15 o 20 minutos.

Mientras se hornea preparamos el queso:

Lo cortamos en cuñas y lo pasamos por harina, huevo y pan rallado.

Lo freímos en aceite muy caliente.

Emplatamos un trozo de solomillo con un trozo de champiñón y la cuña de queso apoyada en el hojaldre.